La UE asegura un avance hacia el fin de la sobrepesca difícil de verificar

La falta de transparencia y el cambio de indicadores siembran dudas a medida que se aproxima la fecha límite de 2020

Pew.Feature.Listing.NavigateTo

La UE asegura un avance hacia el fin de la sobrepesca difícil de verificar
Getty Images

La Unión Europea está obligada por ley a acabar con la sobrepesca en sus aguas antes de 2020, aunque aún le queda mucho para alcanzar este objetivo. Los ministros de Pesca de la UE, a pesar de ello, afirman que los límites acordados para 2019 para más de 140 poblaciones de peces muestran un avance hacia la sostenibilidad.

Lo que complica que se acabe con la sobrepesca, algo obligatorio en virtud de la Política Pesquera Común (PPC), es un proceso de gestión pesquera en la UE muy politizado que a menudo se negocia a puerta cerrada y no siempre es transparente o se explica en detalle.

Como institución responsable de implementar la política de la UE, la Comisión Europea debe ser la fuente de información fiable. Sin embargo, a menudo resulta difícil obtener datos exhaustivos sobre la relación existente entre las decisiones sobre límites de captura y el cumplimiento de los requisitos de la PPC. Esto se ha visto agravado por los cambios de indicadores que utiliza la Comisión para medir y anunciar los avances.

Cada mes de junio, la Comisión publica un comunicado sobre pesquerías, que en los últimos años ha incluido los resultados de indicadores como, por ejemplo, la presión pesquera, los límites de captura que la Comisión considera que se han establecido de conformidad con los puntos de referencia científicos y los tamaños de las poblaciones en comparación con hace 15 años. Aunque resultan útiles, estas medidas no siempre atienden a los requisitos legales que deben cumplir las instituciones de la UE.

Tras las decisiones del Consejo de la Unión Europea, la Comisión publica una lista de los límites que se han establecido de acuerdo con los requisitos legales de la PPC, según ella. En diciembre, la Comisión afirmó que más de dos terceras partes de las poblaciones de peces (59 de 82) superarían la prueba para 2019. No obstante, los criterios empleados para elaborar esta lista no están claros, y las críticas a la lista de la Comisión han puesto de manifiesto errores y omisiones importantes como, por ejemplo, una estimación del trabajo que falta por hacer para acabar con la sobrepesca.

A pesar del asesoramiento de científicos respetados e independientes a los que la Unión Europea paga para que le ayuden a establecer los límites de captura, la UE continúa estableciendo una gran parte de dichos límites por encima de lo recomendado por los expertos. Por ejemplo, el Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca de la Comisión informó en 2018 de que aproximadamente el 41 por ciento de las poblaciones de peces no se capturaron conforme al indicador de sostenibilidad de la PPC en 2016.

Para confundir aún más las cosas, y también al público, en los últimos años la Comisión ha sido partidaria de una evaluación basada en el peso de las capturas; así, por ejemplo, en 2018 informó de que los límites de un gran volumen de las capturas estarían establecidos de acuerdo con las recomendaciones científicas.

Tras la reunión del Consejo en diciembre, Karmenu Vella, el comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, dio más detalles sobre el indicador de peso y anunció que “casi el 99 por ciento de los desembarcos… gestionados exclusivamente por la UE se pescarán a niveles sostenibles” (con énfasis). Se trata de una diferencia sutil pero esencial, ya que sugiere que la Comisión está excluyendo los límites acordados con países no europeos a la hora de calcular el avance. Es difícil corroborar la afirmación de Vella, ya que la Comisión no ha publicado los datos que la demuestren.

El constante cambio de las mediciones del avance hace que los observadores no tengan claro el estado real de las pesquerías de la UE e intenten comparar distintos conjuntos de datos, ya que los parámetros cambian de un año a otro. El uso de los datos de peso sugiere que gran parte del trabajo está hecho, aunque los ministros siguen estableciendo una considerable cantidad de los límites de captura por encima de las recomendaciones científicas.

Un análisis llevado a cabo por The Pew Charitable Trusts sugiere que el 41 por ciento de los límites acordados en la reunión del Consejo en diciembre se estableció por encima del nivel recomendado por los científicos para 2019. Esto supone una mejora con respecto al 44 por ciento para 2018, pero muy por debajo de lo que se necesita para cumplir la fecha límite de 2020.

Una mayor transparencia sería de gran ayuda. Por ejemplo, la Comisión podría publicar una lista de los límites de captura que superan las recomendaciones científicas para que los Estados miembros se puedan centrar en ellos y así acabar con la sobrepesca. Los ministros podrían explicar por qué establecen límites superiores a los recomendados por los científicos. Si el Consejo tiene acceso a nueva información científica, esta se debería publicar y revisar mediante el mismo proceso riguroso al que se somete el grueso de las recomendaciones que se hacen a la UE. Si los ministros argumentan que, desde el punto de vista económico, la sobrepesca a corto plazo es buena para el negocio, el sector o la seguridad alimentaria, el público debe oír y poder verificar estos argumentos.

La UE está mejorando lentamente su gestión pesquera. Para que los observadores puedan verificar este avance y aumentar la credibilidad de los gobiernos, los responsables de la toma de decisiones deben dar a conocer los datos y los argumentos que sustentan sus políticas. Si lo hacen y acatan las recomendaciones científicas a la hora de establecer los límites de captura, contribuirán en gran medida a aumentar la credibilidad de los ministros y a acabar con la sobrepesca en las aguas de la UE antes de 2020.

Andrew Clayton encabeza los esfuerzos de The Pew Charitable Trusts para acabar con la sobrepesca en el noroeste de Europa.

The front facade of the Supreme Court of the United States in Washington, DC.
ian-hutchinson-U8WfiRpsQ7Y-unsplash.jpg_master

Agenda for America

Resources for federal, state, and local decision-makers

Quick View

Data-driven policymaking is not just a tool for finding new solutions for emerging challenges, it makes government more effective and better able to serve the public interest.