Cantidad récord de países firman un acuerdo para proteger tiburones y mantarrayas

67 copatrocinadores apoyan las restricciones comerciales para especies incluidas en los apéndices de la CITES

Navigate to:

Cantidad récord de países firman un acuerdo para proteger tiburones y mantarrayas

Nota del editor: Este artículo se actualizó el 7 de agosto de 2019 para corregir las fechas y el sitio de la reunión CoP18.

La protección internacional de tiburones y mantarrayas continúa en aumento, con un récord de 67 Gobiernos que copatrocinan, como mínimo, una propuesta de incorporación en la antesala de la sesión del año 2018 de la Conferencia de las Partes (CoP18) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas Fauna y Flora Silvestres (CITES). En la reunión de la CoP18 que se realizará Ginebra, Suiza del 17 al 28 de agosto, los delegados considerarán incluir en el Apéndice II de la CITES a los tiburones marrajo común y de aleta larga, a 10 especies de rinobátido moteado y a 6 especies de rinobátido guitarra gigante. Las especies que se incluyen en el Apéndice II se pueden comercializar a nivel internacional, pero únicamente si el comercio no va en detrimento de la población salvaje de dicha especie.

En las últimas décadas, las poblaciones del tiburón marrajo, el rinobátido moteado y el rinobátido guitarra gigante han sufrido una disminución significativa en todas sus áreas, incluida la probable extirpación (extinción local) del rinobátido guitarra gigante en el Mediterráneo. Estas mermas, debidas en gran medida a la demanda internacional de aletas, permiten calificar a cada una de las especies para que se puedan incluir en el detalle del Apéndice II de la CITES.

El 24 de diciembre de 2018 venció el plazo para el copatrocinio de las propuestas para el Apéndice II, que exigirá que toda transacción comercial de estas especies deba ser sostenible. Los copatrocinadores provienen de todas partes del mundo e incluyen a Sri Lanka; a Gobiernos de las regiones norte y occidental de África; a la República Dominicana; a Palaos (el primer país en declarar a todas sus aguas nacionales un santuario de tiburones) y a 28 estados miembros de la Unión Europea.

Al adoptar esta inclusión para limitar el comercio internacional de especies amenazadas a niveles sostenibles y al alentar a los países a que aprueben leyes para gestionar a estas especies, la CITES se ha convertido en una fuerza promotora de la ordenación y la conservación del tiburón en todo el mundo. 

Seis especies de rinobátido guitarra gigante se podrían proteger mediante las restricciones comerciales en la Conferencia de las Partes de la CITES que acontecerá en mayo en Sri Lanka.
Danny Copeland

Antes de la reunión de la CITES en el año 2013, el comercio internacional de tiburones y de productos provenientes de tiburones estaba absolutamente al margen de toda regulación. Enesa reunión, se marcó un hito al incluir en el Apéndice II a cinco especies de tiburones y a todas las mantarrayas. Esto significó que, por primera vez, los países tenían que probar que cada captura de estas especies era sostenible antes de introducirla en el comercio. En la última CoP en 2016, todas las especies de tiburón zorro, los tiburones sedosos y nueve especies de móbula se incorporaron al Apéndice II.

La implementación de los listados aprobados en 2013 y 2016 ha sido ampliamente considerada como un éxito. Docenas de gobiernos de todo el mundo han implementado medidas de alcance nacional, y más de 70 países han participado, como anfitriones o asistentes, en talleres de capacitación para funcionarios de pesquerías, aduanas y medioambiente sobre cómo crear mejores límites de exportación sostenible o la protección total de las especies, además de los controles aduaneros necesarios para evitar el comercio ilegal. Sin embargo, se calcula que menos del 20 % del comercio mundial de aletas está regulado por la CITES. 

Los tiburones marrajo son sumamente valorados por su carne y sus aletas, y podrían desaparecer sin la protección que les brinda la incorporación en el Apéndice II de la CITES.
Shutterstock

 “El apoyo mundial sin precedentes a nuestra propuesta para proteger al rinobátido guitarra gigante y a las otras especies de tiburón y mantarraya, e incluirlos en los apéndices de la CITES es muy alentador”, afirmó Mamadou Diallo, biólogo pesquero y conservacionista de la vida marina oriundo de Senegal. “Senegal se ha comprometido a garantizar que la consideración de las 18 especies para su incorporación en el Apéndice II efectivamente se apruebe en mayo”.

Este es el segundo ciclo consecutivo de la CoP en la cual los países han demostrado un apoyo inédito a las propuestas para el Apéndice II, y es una clara señal de que la CITES es un actor fundamental para proteger a los tiburones y las mantarrayas del mundo.

Los países que copatrocinan, como mínimo, una propuesta son: Alemania, Arabia Saudita, Austria, Bangladés, Bélgica, Benín, Brasil, Bulgaria, Burkina Faso, Bután, Cabo Verde, Chad, Chipre, Costa de Marfil, Croacia, Dinamarca, Egipto, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Etiopía, Filipinas, Finlandia, Fiyi, Francia, Gabón, Gambia, Grecia, Hungría, India, Irlanda, Italia, Jordania, Kenia, Letonia, Líbano, Liberia, Lituania, Luxemburgo, Maldivas, Mali, Malta, Mauritania, México, Mónaco, Nepal, Níger, Nigeria, Países Bajos, Palaos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumania, Samoa, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Siria, Sri Lanka, Sudán, Suecia, Togo, Ucrania.

Jen Sawada dirige el programa de conservación global del tiburón de The Pew Charitable Trusts.

Spotlight on Mental Health