La reunión del Comité de Pesca (COFI, por sus siglas en inglés) ofrece a los miembros de las Naciones Unidas la oportunidad de mejorar la regulación de las pesquerías

Las recomendaciones de Pew abarcan problemas que van desde la pesca ilegal y el registro de capturas hasta la protección de alta mar y la protección marina

La reunión del Comité de Pesca (COFI, por sus siglas en inglés) ofrece a los miembros de las Naciones Unidas la oportunidad de mejorar la regulación de las pesquerías
The Pew Charitable Trusts

Las pesquerías saludables son esenciales para un océano completamente funcional, que a su vez es fundamental para la salud de nuestro planeta y todos los que habitan en él. El océano ocupa más del 70 % de la superficie terrestre y en él habita más de la mitad de las especies del mundo. Además, proporciona alimento y sustento a millones de personas, muchas de ellas a través del sector pesquero global que mueve miles de millones de dólares estadounidenses.

Aun así, muchas pesquerías están mal gestionadas y cuentan con normas y regulaciones que no están respaldadas por la evidencia científica. Para contrarrestar las numerosas amenazas a las que se enfrenta la vida marina, las pesquerías precisan una regulación eficaz a todos los niveles y políticas que estén fundamentadas en la mejor evidencia científica disponible para que se cumplan de manera estricta.

Para ayudar a lograrlo, The Pew Charitable Trusts recomienda a los miembros del Comité de Pesca (COFI) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) comprometerse con varias mejoras cuando se reúna el comité entre el 9 y el 13 de julio en Roma para revisar el estado de las pesquerías y la acuicultura mundiales, y establecer acuerdos globales para lograr una ordenación de pesquerías eficaz. El COFI, que se reúne cada dos años, es el único foro intergubernamental a nivel mundial que examina los problemas internacionales de las pesquerías y la acuicultura, y realiza recomendaciones a los gobiernos y los organismos de pesca regionales.

Específicamente, puesto que los miembros se reunirán para la 33.ª sesión del COFI, deben:

  1. Reformar la ordenación y la monitorización de los transbordos de pesca: Los miembros del COFI deben recomendar que la FAO inicie los pasos para generar las directrices de las prácticas óptimas para gestionar el transbordo de peces en el mar. Hasta que esas directrices entren en vigor, los estados del pabellón, los estados costeros, los estados portuarios y los miembros de las organizaciones regionales de ordenación pesquera (OROP) deberán prohibir el transbordo de peces en el mar hasta que se pueda demostrar que es legal y verificable, y que no contribuye a la pesca ilegal. 
  2. Combatir la pesca ilegal: Los estados miembros deben tomar medidas para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) implementando una serie de herramientas, algunas de ellas detalladas a continuación, y exhibiendo la intensa política que será necesaria para implementar de forma eficaz el cambio en todas las administraciones nacionales y organismos regionales. Animamos a los miembros del COFI a reconocer las implicaciones de seguridad más amplias de la pesca ilegal y a trabajar juntos para reunir y compartir datos sobre pesca y los negocios que la apoyan. 
  3. Implementar el Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto (AMEP): Los miembros del COFI deben implementar el AMEP, un tratado de las Naciones Unidas para fortalecer y unificar los controles portuarios para evitar que la captura ilegal de peces entre en el mercado. Los estados deben seguir su compromiso con el acuerdo con medidas eficaces, incluida la reforma de la política para llevar a cabo los requisitos del AMEP y establecer mecanismos para sancionar a los infractores que realicen pesca INDNR, formar al personal en las inspecciones en el puerto y asegurar la cooperación y el intercambio de información entre el puerto y los estados del pabellón y costeros. 
  4. Exigir los números OMI y extender el uso del registro global de buques: Las administraciones de licencia nacionales deben exigir que todos los buques abanderados de más de 12 metros de eslora y autorizados para operar fuera de sus aguas nacionales cuenten con números de la Organización Marítima Internacional (OMI): identificadores únicos y permanentes que permanecen en los buques hasta que se desguazan. Además, las organizaciones regionales de ordenación pesquera deben garantizar que sus regulaciones cumplen dichos criterios de longitud y autorización. También instamos a los miembros del COFI a cargar datos para esos barcos en el registro global de buques pesqueros, buques de transporte refrigerado y buques de suministro, y a apoyar el fortalecimiento de los registros de barcos y el intercambio en tiempo real de los registros entre los gobiernos, tanto a nivel regional como global. 
  5. Implementar esquemas unificados de documentación de captura (CDS, por sus siglas en inglés): Los miembros deben implementar las directrices CDS voluntariamente, que ayudarán a los administradores de las pesquerías a determinar quién captura qué y dónde, y a trabajar hacia la unificación del sector para aumentar la compatibilidad entre los esquemas CDS actuales y futuros. 
  6. Evaluar el progreso del estado del pabellón para combatir la pesca INDNR: Los gobiernos deben evaluar su rendimiento como estados del pabellón, específicamente relacionado con la aceptación y la implementación de los acuerdos nacionales orientados a la reducción de la pesca INDNR, así como el cumplimiento de las medidas de conservación y ordenación de las pesquerías. 
  7. Acordar la medición para marcar los equipos de pesca: Los miembros de la FAO deben adoptar las directrices voluntariamente para marcar el equipo de pesca, que apoyaría el desarrollo de un programa global de la FAO con el fin de desaconsejar el abandono de las redes, las líneas, las boyas y otros equipos en el mar haciendo que estos sean trazables directamente a los propietarios. Estas directrices estuvieron respaldadas por la Consulta Técnica facilitada por la FAO en febrero de 2018.
  8. Proteger el alta mar: Los gobiernos deben acordar un nuevo texto del tratado internacional que aborde los vacíos de regulación en áreas oceánicas más allá de la jurisdicción nacional mediante la creación de un mecanismo global para identificar y crear áreas marinas protegidas en alta mar y establecer unos requisitos mínimos para las valoraciones de impacto ambiental en alta mar. 
  9. Formar parte del Acuerdo de Ciudad del Cabo para mejorar la seguridad marina: Los estados deben formar parte del Acuerdo de Ciudad del Cabo de 2012, que describe el diseño, la construcción y los estándares del equipo para los buques de pesca comercial de 24 metros o más de eslora que operen en alta mar, para ayudar a mejorar la seguridad de los miembros de la tripulación en los grandes buques de pesca comerciales a nivel mundial.

Al adoptar estas medidas, los estados miembros del COFI recorrerían un largo camino hacia la mejora de la salud y la estabilidad de las pesquerías a nivel mundial, así como la protección del océano para muchas de las especies (incluidos nosotros) que dependen de él.

OUR WORK