Recomendaciones de la 25.ª reunión ordinaria de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico

Del 14 al 22 de noviembre de 2017, Marrakech, Marruecos

Recomendaciones de la 25.ª reunión ordinaria de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico
Tuna school

© Greg Lecoeur

Resumen

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) es responsable de la conservación del atún y de las especies afines del Océano Atlántico y de los mares adyacentes, así como de otras especies capturadas en pesquerías que tienen como objetivo la pesca de estas especies.

El movimiento de la CICAA hacia una gestión y una toma de decisiones basada en la ciencia ha alentado a The Pew Charitable Trusts en los últimos años, ya que ha llevado a mejoras en algunas valiosas poblaciones de peces.1 Sin embargo, las decisiones recientes de la CICAA indican que puede estar volviendo a un modelo de gestión más arriesgado. Por ejemplo, el año pasado la Comisión aumentó la cuota para el atún rojo del Mediterráneo y el Atlántico oriental por encima del nivel recomendado científicamente para 2017, y en 2016 permitió que la captura superara los totales admisibles de capturas (TAC) para dos de las poblaciones de atún más importantes económicamente de la CICAA (el patudo y el de aleta amarilla), poniendo en riesgo la recuperación de ambas.

Tal y como se indicó en la revisión independiente de desempeño del año pasado de las operaciones y la gestión de las pesquerías de la CICAA, deben tomarse más medidas para poner fin a la sobreexplotación pesquera y ayudar a la recuperación del atún patudo; para gestionar mejor las poblaciones de tiburones vulnerables, como los marrajos dientuso; y para reforzar la transparencia en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).

Pew hace un llamamiento a las partes contratantes de la CICAA, las partes no contratantes colaboradoras, las entidades o las entidades pesqueras (en adelante denominadas CPC) para que tomen estas acciones críticas en la reunión anual de 2017:

  • Establecer límites de captura del atún rojo del Atlántico cautelares y con base científica.
  • Impulsar estrategias de captura que mejoren la gestión a largo plazo, incluyendo la adopción de una estrategia de captura para el bonito del norte.

  • Modificar el límite existente de las capturas de patudo a un nivel que permita una gran probabilidad de reconstruir la población.

  • Adoptar medidas para la gestión de dispositivos de concentración de peces (DCP) que minimicen el impacto de las pesquerías con DCP en los ecosistemas oceánicos.

  • Mejorar la sostenibilidad de las poblaciones de tiburones adoptando límites de captura y prohibiciones sobre la retención de las especies clave.

  • Finalizar y adoptar las enmiendas a la Convención de la CICAA que, entre otras cosas, obligarán a la Comisión a gestionar todas las pesquerías de tiburones, y a incorporar en sus decisiones el enfoque precautorio y la gestión basada en un enfoque ecosistémico.

  • Aumentar los esfuerzos para combatir la pesca INDNR y asegurar la total transparencia y responsabilidad enmendando la Recomendación 2013-13 de la CICAA para requerir que todos los buques aptos obtengan números de la Organización Marítima Internacional (OMI) y reforzar la lista de buques INDNR, lo que permite que se incorporen buques al listado entre reuniones de la Comisión.

  • Expandir la Recomendación 14-09 de la CICAA sobre los sistemas de vigilancia de buques (VMS) a los buques pesqueros de todos los tamaños y establecer un sistema centralizado para transmitir información de VMS a la secretaría.

  • Aplicar las recomendaciones del “Informe de la 2ª revisión independiente del desempeño de ICCAT” relacionadas con las medidas del Estado rector del puerto.2

  • Prohibir todas las formas de transbordo en el mar hasta que se adopten las mejores prácticas para el control, supervisión e informes, para asegurar que estas actividades no contribuyen a la pesca INDNR.

Recomendaciones

Establecer límites de captura del atún rojo del Atlántico precautorios y con base científica

La evaluación de la población de 2017 para el atún rojo del Atlántico sugiere que la gestión precautoria, basada en la ciencia, está funcionando, ya que las poblaciones de atún rojo tanto del Atlántico oriental como del occidental han mostrado crecimiento desde la evaluación anterior en 2014.3

Sin embargo, la nueva evaluación demostró no poder confirmar la recuperación de la población oriental, lo cual sugiere que, igual que en 2014, la población todavía está agotada en uno de los tres escenarios de reclutamiento que hemos modelado. Aunque los científicos han podido despejar parte de las numerosas incógnitas de la evaluación de 2014, el Comité Permanente de Investigación y Estadística (SCRS) ha advertido que los resultados de 2017 han demostrado ser altamente sensibles a los supuestos del modelo y a la introducción de datos, lo que significa que podrían sobrestimar la abundancia.

También, faltando un año para el plazo de la CICAA para reconstruir la población del Atlántico occidental, los científicos estimaron que la población occidental era el 18 % de lo que era en 1950, y entre el 45 y el 69 % de la ya mermada población de 1974. Advirtieron que esperan que esta abundancia disminuya en los próximos años. Más aún, el SCRS advirtió que esta estimación también podría estar inflada por varios factores, principalmente el aumento de la presencia de peces orientales en aguas occidentales mientras la población oriental se recupera.

En vista de los altos niveles de incertidumbre que rodean a la ciencia, el SCRS decidió no dar a los gestores ninguna estimación de cómo de próxima está la recuperación de ninguna de las poblaciones (BRMS). Aun así, a pesar de estos preocupantes resultados y de la continua incertidumbre, el SCRS recomendó que las cuotas se podían incrementar para ambas poblaciones (hasta 36 000 tm en 2020 en el este y 2500 tm en el oeste), aunque estos aumentos propuestos llevarían a que declinara la abundancia.

En 2016, el “Informe de la 2.ª revisión independiente del desempeño de ICCAT” ensalzó a la Comisión por su mejora en la gestión de las pesquerías, especialmente del atún rojo oriental, pero hizo hincapié en la necesidad de seguir siendo cautelosos, especialmente en los casos en los que hay incertidumbre.4 Desafortunadamente, la respuesta de la CICAA fue permitir que la cuota de 2017 de atún rojo oriental superara significativamente el nivel recomendado. Un análisis económico reciente encargado por Pew y The Ocean Foundation sugiere que el aumento de más del 75 % en la cuota del atún rojo oriental desde 2014 ha conducido a una bajada de precios de todos los atunes rojos y patudos, así como a un beneficio menor para muchos pescadores de atún.5

Pew exhorta a la CICAA a:

  • Volver a establecer límites de captura basados en la ciencia para ambas poblaciones de atún rojo y a continuar con su compromiso bajo la Resolución 15-12 de adoptar un enfoque precautorio cuando se enfrente a incertidumbre científica.
  • Como mínimo, asegurar que el total de la cuota asignada entre los miembros no sobrepase los límites que los científicos consideran que permitirán que ambas poblaciones sigan creciendo. Esos límites son de 28 000 tm o menos para el atún rojo oriental y de 1000 tm o menos para el occidental.

Impulsar las estrategias de captura, incluso mediante la adopción de una estrategia de captura para el bonito del norte

Las estrategias de captura (también conocidas como procedimientos de gestión) son un enfoque de gestión moderno que aumenta la eficiencia, la transparencia y la previsibilidad de la toma de decisiones. Esto supone una victoria para los gestores, para los peces y para el sector pesquero. La revisión de desempeño de 2016 concluyó que la CICAA está “en una posición ideal para ser pionera en la rápida introducción de estrategias de gestión a largo plazo”, y exhortó a la Comisión a “alejarse de la actual gestión reactiva” hacia “una política más proactiva de desarrollo de estrategias de gestión comprensivas a largo plazo para las poblaciones principales”. La CICAA ya ha aceptado adoptar estrategias de captura para ocho poblaciones de peces prioritarias para 2020,6 con el bonito del norte programado para su adopción este año, el atún rojo del Atlántico en 2018, el pez espada del Atlántico Norte en 2019 y los atunes tropicales en 2020.7

La reunión de junio de 2017 del Grupo de Trabajo Permanente para Mejorar el Diálogo entre Gestores y Científicos Pesqueros (SWGSM) dio un paso más al desarrollar directrices sobre la selección de una regla de control de captura (RCC) final para el bonito del norte.8 En octubre, el SCRS avaló que los resultados de la evaluación de las estrategias de captura (EEC) para el bonito del norte fueron suficientemente sólidos y apoyó la adopción de una RCC provisional este año, supeditada a una revisión formal de la EEC que tenga lugar después de la adopción de la RCC.9 Pew exhorta a los gestores a:

  • Adoptar una estrategia de captura provisional para el bonito del norte, incluyendo una RCC, mediante el proceso establecido por el SCRS para asegurar que la CICAA cumpla con los plazos acordados.
ICCAT 2

© Eleanora de Sabata/Blue Planet Archive

Modificar el límite existente de las capturas de patudo a un nivel que ofrezca una gran probabilidad de reconstruir la población

En 2015, la CICAA redujo el TAC del patudo atlántico a 65 000 tm, aunque los científicos de la CICAA estiman que este nivel tiene menos del 50 % de posibilidades de conseguir los objetivos del Convención para 2028, que ya es un plazo largo de reconstrucción. Esta medida era arriesgada para una población sobreexplotada que está sometida a sobrepesca, especialmente teniendo en cuenta que la disminución en la cuota podría no resultar en una reducción real de la captura debido a los vacíos en el plan de reconstrucción. Además, no se ha presentado ninguna prueba científica que indique que las medidas de gestión adicionales adoptadas en la Recomendación 15-01 (y readoptadas en la Recomendación 16-01), tales como los cierres de las zonas pesqueras y un límite de monitorización de los DCP, vayan a contribuir a poner fin a la sobreexplotación o a ayudar a recuperar esta población oportunamente.

La revisión de desempeño independiente realizada en 2016 recomendaba que la CICAA hiciera de la recuperación del patudo una “prioridad de gestión clave e inmediata”, y declaraba que el TAC debería “disminuirse más para aumentar la probabilidad de reconstrucción a corto plazo”. Desafortunadamente, la CICAA decidió ignorar el consejo del panel de revisión el año pasado y mantuvo el límite existente.

El plan de reconstrucción adoptado (con un 49 % de probabilidad de éxito) se basa en una cuota de 65 000 tm al año, comenzando en 2016. La realidad, sin embargo, es que la captura de 2016 fue de 72 375 tm, aumentada por las excepciones de los capturadores menores, y no hay indicios de que la captura de 2017 vaya a ser más baja.

Así, la probabilidad de recuperar con éxito el patudo atlántico para 2028 (al nivel de captura de 2016) ha caído a un 38 % aproximadamente.

Cabe destacar que la medida del atún tropical (Recomendación 16-01) incluye un requisito para la CICAA de reabrir la medida si el TAC de 65 000 tm se excede en cualquier año. Dado que el TAC se sobrepasó en 2016, Pew recuerda a la Comisión su responsabilidad de enmendar el límite de captura existente y exhorta a la Comisión a:

  • Adoptar un TAC que la ciencia actual indique que alcanzará la reconstrucción con altas probabilidades (por ejemplo, al menos el 70 %) para 2024.10
  • Eliminar la cláusula para la renegociación de la cuota de juveniles por capturadores mayores y reducir las concesiones a capturadores menores para asegurar que no se excede el nuevo TAC.

Adoptar medidas de gestión de los DCP que minimicen el impacto de las pesquerías DCP en los ecosistemas

Los científicos han advertido repetidamente a los gestores que el aumento de la captura de juveniles asociados al uso de los DCP es el motor principal de la sobreexplotación pesquera y del agotamiento de algunos atunes tropicales. El SCRS publicó advertencias similares en sus recomendaciones de gestión de 2017 para el atún patudo y el rojo.11 Al menos dos poblaciones de atún tropical en el Atlántico (patudo y de aleta amarilla) han sufrido sobrepesca o se han agotado en los últimos años. Sin una reforma seria de la gestión de los DCP, los directores de la CICAA ponen en peligro la sostenibilidad de las pesquerías de atún tropical a largo plazo, valoradas en unos 850 millones de dólares en dársena a los pescadores de la región, y en 3400 millones de dólares en el punto de venta final.12 Además, los DCP y la pesca con DCP tienen cada vez más impacto en las especies no objetivo y en los hábitats marinos costeros y pelágicos.

La revisión independiente de desempeño del año pasado llamó a la CICAA a expandir el mandato de su grupo de trabajo sobre los DCP para tratar este impacto negativo y para trabajar con el objetivo de introducir la gestión efectiva de los DCP en las pesquerías de atún tropical, incluyendo “iniciativas para limitar el número y el uso de DCP”. En su reunión anual de 2016, la CICAA adoptó una recomendación del grupo de trabajo sobre los DCP de encargar al grupo abordar directamente la mortalidad del atún juvenil resultante del uso de DCP.13

Este año, el grupo de trabajo sobre los DCP recomendó que la CICAA adoptara objetivos de gestión de los DCP y un glosario de DCP para ayudar a guiar a la ciencia de los DCP y a los esfuerzos de gestión en el Atlántico.14 El SCRS también sugirió tomar acción: “[S]i la Comisión desea aumentar el rendimiento sostenible a largo plazo, el Comité continúa recomendando que se encuentren medidas efectivas para reducir la mortalidad de peces relacionada con los DCP y otras causas”.

Estas recomendaciones reflejan aquellas hechas en las dos reuniones globales de principios de 2017, el Simposio científico global sobre DCP independiente15 y la reunión del grupo de trabajo conjunto sobre DCP de las OROP de túnidos.16 Esas reuniones generaron otras conclusiones sobre la ciencia y la gestión de los DCP, incluyendo el reconocimiento de que trasladar algunos de los esfuerzos actuales de pesqueros cerqueros de los DCP a bancos libres reduciría el impacto de la pesca con DCP en el atún juvenil, los tiburones y otras especies sensibles, si se suma a un límite con base científica del número de DCP en el agua.

En vista de estos progresos, Pew exhorta a la Comisión a adoptar:

  • Un paquete de objetivos de gestión de los DCP que detalle la filosofía de la CICAA para la gestión de los DCP y proporcione puntos de referencia contra los que los científicos puedan probar la efectividad de las medidas de gestión de los DCP, ya sea del borrador o de las finales.
  • Un plazo para conseguir los objetivos de gestión mencionados y para implementar las recomendaciones de gestión del grupo de trabajo sobre DCP de la CICAA, la reunión del grupo de trabajo conjunto sobre DCP de las OROP de túnidos y el Simposio científico global sobre DCP.

La CICAA también debe exigir inmediatamente al SCRS que asesore sobre el número de equipos DCP y el número total de DCP que debería permitirse en el área de la Convención para lograr estos objetivos de gestión y ayudar a terminar con la sobreexplotación pesquera del patudo tan rápido como sea posible.

ICCAT 3

© iStock

Mejorar la sostenibilidad de las poblaciones de tiburones adoptando límites de captura y prohibiciones sobre la retención de las especies clave

La CICAA necesita mayor protección para las especies de tiburón vulnerables y amenazadas, y todas las capturas de tiburones que se hagan dentro del área de la Convención deben ser sostenibles. La Comisión debería adoptar los estándares internacionales para el desembarque de tiburones con aletas adheridas de forma natural para permitir un mayor cumplimiento de la prohibición de cortar dichas aletas. Pew sigue instando a la Comisión a aplicar el principio precautorio en sus recomendaciones sobre las especies de tiburones. Los datos de población de estas especies son a menudo limitados, lo que da lugar a evaluaciones incompletas o inciertas. Como resultado, la Comisión debe implementar medidas que protejan las especies de tiburón hasta que se puedan determinar unas evaluaciones fiables del estado de la población.

Con la adopción de la Recomendación 16-12 el año pasado, la Comisión dio un paso adelante y reconoció que se pueden necesitar acciones de gestión para el tiburón azul (Prionace glauca), pero la recomendación resultante no tomó acciones precautorias y aplazó nuevas decisiones hasta la evaluación de la población en 2021. A pesar del gran nivel de incertidumbre en la última evaluación de población debido a la escasez de datos, el tiburón azul sigue siendo una de las especies más capturadas del área de la Convención. Dada la incertidumbre, Pew insta a la Comisión a implementar límites de captura precautorios para proteger esta especie de la sobrepesca.

El marrajo (Isurus oxyrinchus) continúa siendo una de las poblaciones de tiburones capturadas más vulnerables del área de la Convención de la CICAA, según los resultados de la evaluación de riesgo ecológico de 2012.

Esta especie se caracteriza por la baja productividad y es muy susceptible de ser capturada. Según la evaluación de población de 2017, la población del norte está sobreexplotada y sigue sufriendo sobrepesca. Aunque los resultados de la evaluación de la población del sur son muy inciertos, la posibilidad de que la población esté sobreexplotada y siga siendo sometida a sobrepesca no puede descartarse. Incluso si se reduce la presión pesquera, el tamaño de la población de desove continuará disminuyendo durante muchos años debido a que se está pescando a muchos juveniles antes de que alcancen la madurez.

Dado que la evaluación de la población ha sido más preocupante de lo esperado, el SCRS apuntó que, incluso sin ninguna captura anual, la población solo tendría un 54 % de posibilidades de recuperarse para 2040. El SCRS recomendó la prohibición de la retención como medida más efectiva, junto con la monitorización continua y la recopilación de datos. Basándose en los resultados de la evaluación, especialmente de la población del norte, Pew insta a la Comisión a tomar medidas cautelares y a prohibir la retención de marrajos dientuso dentro del área de la Convención.

Pew felicita la acción de la Comisión de garantizar la devolución al mar de los tiburones marrajo sardinero vivos (Lamna nasus), con la adopción de la Recomendación 15-06 en 2015, y anima a la CICAA a implementar medidas de protección para esta y otras especies antes de que se enfrente a un rápido declive. Deben considerarse los límites de captura basados en la ciencia a fin de preservar dichas poblaciones.

Dada la necesidad de gestión precautoria para proteger estos tiburones, y con el fin de avanzar en la adopción de conservación con fundamento científico y de medidas de gestión, Pew insta a la Comisión a:

  • Establecer límites de captura concretos y precautorios para las tintoreras, para garantizar que sus poblaciones no se sobreexploten.
  • Prohibir la retención de marrajos dientuso dentro del área de la Convención.

Por último, la CICAA debe aprobar las enmiendas a su Convención que autorizan la gestión de todas las pesquerías de tiburones y requerir el uso de un enfoque precautorio y una gestión basada un enfoque ecosistémico. Estos cambios, también recomendados por la revisión independiente, ayudarán a traer a la CICAA al siglo XXI.

ICCAT 4

© Luke Duggleby/The Pew Charitable Trusts

Intensificar los esfuerzos para combatir la pesca INDNR y garantizar una total transparencia y responsabilidad de todos los miembros con los compromisos existentes

Las prácticas de pesca ilegales se siguen produciendo en el área de la Convención, a pesar de las importantes medidas adoptadas por la CICAA para mejorar el cumplimiento de sus recomendaciones para combatir la pesca INDNR. Para una mejor gestión de los recursos marinos, la CICAA debe requerir una total transparencia y responsabilidad de todos los miembros con los compromisos existentes. La CICAA puede progresar en este frente mejorando los requisitos de los VMS, armonizando sus registros de buques, mejorando la implementación de medidas del Estado rector del puerto, reforzando la lista de buques INDNR y prohibiendo el transbordo en el mar.

Los VMS son una potente herramienta comúnmente utilizada para hacer el seguimiento de los buques de pesca autorizados y para determinar si sus actividades cumplen con los requisitos, tales como las autorizaciones para la pesca o los cierres de las zonas pesqueras. Lamentablemente, el sistema de vigilancia de la CICAA tiene lagunas importantes, ya que solo se aplica a ciertas actividades de pesca en el área de la Convención. Además, los datos de los VMS no se han utilizado eficazmente ni para garantizar el cumplimiento ni con fines científicos. La CICAA podría beneficiarse de la expansión de los requisitos de los VMS a todas las especies gestionadas para ajustarlos mejor con los procedimientos ya existentes para el atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo.

En 2014, la Comisión exigió que el estado del pabellón aumentara la frecuencia de transmisión de información o los porcentajes de cada seis a cada cuatro horas y que garantizara el intercambio de los datos de los VMS con los estados costeros cuando sus buques estuvieran en zonas económicas exclusivas extranjeras, dos señales de progreso. Sin embargo, la Comisión debería adoptar nuevas medidas, según lo recomendado por el SCRS. Por ejemplo, debería aumentar la frecuencia de los datos de envío de la señal de los VMS a cada hora o menos y los buques deberían estar obligados a transmitir los datos de los VMS a la secretaría de la CICAA y al centro de monitorización de la pesca del estado del pabellón.

También pueden tomarse medidas adicionales para asegurar la identificación de todos los buques pesqueros. Desde el 1 de enero de 2016, cuando la Recomendación 2013-13 entró en vigor, se requiere que los buques de 20 metros de eslora o más y todos los buques de pesca que capturaran atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo tengan números OMI. Esto ha ayudado a la secretaría a seguir mejorando la calidad de su registro de buques, al poder identificar claramente los buques activos. Además, aunque las CPC han realizado grandes progresos en el otorgamiento de números OMI a los buques más activos en los casos requeridos, aún sigue habiendo lagunas.

Las CPC deben garantizar que ninguno de sus buques obligados a tener números OMI esté pescando sin esta identificación. Adicionalmente, los números OMI deben comprobarse y marcarse claramente en los registros de cada buque.

En agosto de 2016, la OMI enmendó las directrices sobre los criterios de aptitud para los números OMI. Ahora son aptos los buques pesqueros cuyo casco no es de acero de al menos 100 toneladas brutas, y todos los buques pesqueros con motor a bordo de menos de 100 toneladas brutas hasta un límite de tamaño de 12 metros de eslora, que estén autorizados a operar fuera de las aguas bajo jurisdicción nacional. Esto significa que más de 1500 buques adicionales listados en el registro de buques de la CICAA ahora son aptos.17 Por consiguiente, se insta a la secretaría a enmendar la Recomendación 2013-13 para incluir a todos los buques pesqueros aptos.

Las medidas del Estado rector del puerto están reconocidas ampliamente como controles rentables y efectivos en la lucha contra la pesca INDNR. El esquema CICAA para unas normas mínimas para la inspección en puerto (Recomendación 12-07) es un punto de partida esencial para la implementación de medidas del Estado rector del puerto, pero podría extenderse para alinearse más con el Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto (PSMA) de la FAO, el primer tratado internacional legalmente vinculante que ataja específicamente la pesca INDNR. Varias CPC de la CICAA ya forman parte del acuerdo. Sería beneficioso avanzar para aumentar esos números y mejorar la implementación del PSMA.

El registro de buques de la CICAA es una herramienta fundamental para garantizar un control adecuado de las actividades pesqueras. Como tal, debería incorporar información adicional que pueda ayudar a las autoridades nacionales en las acciones de control y en las medidas de ejecución, incluyendo los análisis de riesgo. En este sentido, debería exigirse que todas las CPC aportaran información sobre las medidas que se hayan adoptado para su aplicación ante cualquier buque autorizado, tales como multas, detenciones o confiscación de las capturas, y este tipo de información debería reflejarse en el registro lo antes posible.

Colocar un buque en la lista de buques INDNR de la CICAA ayuda a determinar prácticas inaceptables en el área de la Convención. Sin embargo, las normas actuales solamente permiten a la secretaría añadir buques a la lista una vez al año. Esto permite que algunos de ellos operen sin dificultades hasta que la Comisión adopta medidas en la reunión anual. La CICAA ya dispone de procedimientos para permitir la exclusión de buques entre una reunión anual y la siguiente. La Comisión debería modificar las normas para permitir que los buques se añadan a la lista entre períodos. La CICAA debería poder actualizar la lista de buques INDNR cada vez que un buque cambie su nombre, bandera o cualquier otro elemento de identificación.

A fin de combatir mejor la pesca INDNR y garantizar una transparencia y responsabilidad total a los compromisos existentes para todos los miembros, Pew insta a la Comisión a:

  • Exigir que todos los buques de pesca autorizados, incluyendo los buques no abanderados por una CPC, tengan un VMS totalmente operativo e inviolable.
  • Crear un sistema centralizado para transmitir los datos de los VMS requeridos a la secretaría, que pondría todos los datos pertinentes a disposición de los estados interesados y de los órganos de la ICCAT.

  • Enmendar la Recomendación 2013-13 para requerir que todos los buques aptos obtengan un número OMI.

  • Considerar añadir información adicional al registro de buques que pueda ser útil para controlar y aplicar los propósitos, como los detalles en cualquier medida de ejecución aplicada en un buque.

  • Aplicar las recomendaciones del “Informe de la 2.ª revisión independiente del desempeño de ICCAT” relacionadas con las medidas del Estado rector del puerto para:

  • Tomar más iniciativas para evaluar el cumplimiento sustantivo con sus medidas del Estado rector del puerto y especificar las consecuencias de la falta de cumplimiento.

  • Establecer un procedimiento que permita modificar la lista de buques INDNR de manera intersesional, y actuar para garantizar que la lista de buques INDNR se actualice cada vez que un buque cambie su nombre, bandera o cualquier otro rasgo de identificación.

Asegurar que las actividades de transbordo no contribuyen a la pesca INDNR.

El transbordo en el mar, especialmente en alta mar, continúa dando oportunidades para que los peces pescados ilegalmente se descarguen en buques cargueros, lo que facilita el blanqueamiento de las capturas hacia cadenas de suministro ilegítimas. La Comisión reconoció el vínculo entre el transbordo, la pesca INDNR y el blanqueo de la pesca ilegal en la Recomendación 16-15 y estableció un registro de buques cargueros CICAA, una lista de cargueros autorizados. También requiere que todos los buques cargueros cuenten con un observador a bordo.

Sin embargo, estas iniciativas por sí solas no pueden garantizar que se detecten o se detengan las actividades ilegales. Actualmente, cualquier parte no contratante (PNC) puede registrar un buque carguero abanderado en el registro de buques cargueros, lo que permite que los cargueros de PNC consigan y posiblemente blanqueen capturas obtenidas en aguas de la CICAA, ya que no es obligatorio que las PNC cumplan con el programa de capturas o de documentación estadística de la CICAA u otras recomendaciones de la CICAA. La CICAA debe eliminar este vacío inmediatamente eliminando la capacidad de los cargueros abanderados por PNC de apuntarse en el registro de buques autorizados de la CICAA.

Además, la CICAA debe requerir inmediatamente que todos los buques pesqueros lleven un observador a bordo antes de que el buque pueda participar en actividades de transbordo. La Comisión también debe asegurar que se siguen las buenas prácticas para cumplir con los requisitos de notificaciones a todas las autoridades relevantes y de informes de los observadores. Hasta que se adopten estas medidas, el transbordo en el mar debería prohibirse en el área de la Convención de la CICAA.

Pew exhorta a la Comisión a:

  • Prohibir todo el transbordo en el mar hasta que se adopten una gama completa de controles de buenas prácticas, supervisión e informes para asegurar que estas actividades no contribuyen a la pesca INDNR.
  • En ausencia de una prohibición completa, añadir las siguientes medidas de control adicionales:
    • Eliminar la posibilidad de que buques cargueros con bandera de PNC aparezcan en el registro de buques cargueros de la CICAA.
    • Requerir que todos los buques pesqueros lleven un observador a bordo antes de que el buque pueda participar en actividades de transbordo.

Notas fi ales

  1. The Pew Charitable Trusts, “Es esencial seguir las recomendaciones científicas para proteger las poblaciones de peces del Atlántico” (junio, 2017), http://www.pewtrusts.org/es/multimedia/data-visualizations/2017/following-the-science-is-critical-for-atlantic-fish- stocks
  2. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe de la 2.ª revisión independiente del desempeño de ICCAT” (2016), https://www.iccat.int/Documents/Other/0-2nd_PERFORMANCE_REVIEW_TRI.pdf
  3. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe de la reunión de evaluación del stock de atún rojo de ICCAT de 2017” (2017), http://iccat.int/Documents/Meetings/Docs/2017_BFT_ASS_REP_SPA.pdf
  4. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe de la 2.ª revisión independiente del desempeño de ICCAT”.
  5. Chin-Hwa Jenny Sun et al., “More Landings for Higher Profit? Inverse Demand Analysis of the Bluefin Tuna Auction Price in Japan and Economic Incentives in Global Bluefin Tuna Fisheries Management”, consultado el 7 de sept., 2017, http://www.iae.ntou.edu.tw/ RePEc/nto/wpaper/201701.pdf.
  6. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Recomendaciones de la ICCAT para el desarrollo de las normas de control de las capturas y para la evaluación de la estrategia de gestión”, https://www.iccat.int/Documents/Recs/compendiopdf- s/2015-07-s.pdf.
  7. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Proyecto de hoja de ruta para el desarrollo de evaluaciones de estrategias de captura (MSE) y normas de control de la captura (HCR)”, propuesta de Estados Unidos y la Unión Europea (2016), https://www.iccat.int/com2016/DocSPA/PLE_137B_SPA.pdf.
  8. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe de la tercera reunión del grupo de trabajo permanente para mejorar el diálogo entre los gestores y científicos pesqueros (SWGSM)” (2017), http://iccat.int/Documents/Meetings/Docs/2017_ SWGSM_REP_SPA.pdf.
  9. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe del Comité Permanente de Investigación y Estadística (SCRS) (Madrid, España – 2 a 6 de octubre de 2017)” (2017), http://iccat.int/Documents/Meetings/Docs/2017_SCRS_REP_SPA.pdf.
  10. En este año habrán transcurrido dos generaciones desde que la evaluación de 2015 determinara que la población había sido considerablemente sobreexplotada.
  11. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe del Comité Permanente de Investigación y Estadística (SCRS)”
  12. Grantly Galland, Anthony Rogers y Amanda Nickson, The Pew Charitable Trusts, “Miles de millones en la red: A Global Valuation of Tuna” (2016), http://www.pewtrusts.org/tunavalue.
  13. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Recomendaciones de la ICCAT para establecer un grupo de trabajo ad hoc sobre dispositivos de concentración de peces (DCP)” (2016), http://iccat.int/Documents/Recs/compendiopdf-s/2016-02-s. pdf
  14. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe del Comité Permanente de Investigación y Estadística (SCRS): Informe de la tercera reunión del grupo de trabajo ad hoc sobre DCP”, 255.
  15. John Hampton et al., “What Does Well-Managed FAD Use Look Like Within a Tropical Purse Seine Fishery?” Reunión del grupo de trabajo conjunto sobre DCP de las OROP-t, documento n.º j-FAD_35/2017 (2017), https://meetings.iccat.int/index.php/s/ VOCt7mjI0aduZCl?path=%2FSPA
  16. Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, “Informe del Presidente de la 1.ª reunión del grupo de trabajo conjunto sobre DCP de las OROP de túnidos” (2017), http://iccat.int/Documents/Meetings/Docs/2017_JFADS_REP_SPA.pdf
  17. Número de buques pesqueros de más de 12 metros de eslora, por debajo de 100 toneladas brutas, listados en el registro de buques de la CICAA a través de la lista consolidada de buques autorizados.

Para obtener más información, visite: pewtrusts.org

National Homeownership Month

Article

37 Researchers Working to Transform Biomedical Science

Quick View
Article

Biomedical researchers are on the front lines of scientific innovation. From responding to global pandemics to pioneering lifesaving cancer treatments, these researchers push past scientific boundaries to solve pressing health challenges. For nearly 40 years, The Pew Charitable Trusts has supported more than 1,000 early-career biomedical scientists committed to this discovery.