Un Programa Electrónico de Documentación de Captures de Atún Rojo

Un Programa Electrónico de Documentación de Captures de Atún Rojo

tuna-ebcd-400-lwDe acuerdo con evaluaciones recientes de los recursos pesqueros, las poblaciones de atún rojo atlántico (Thunnus thynnus) se encuentran en niveles mínimos casi históricos, y la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) está obstaculizando la recuperación de esta especie altamente valiosa. Reconociendo la amenaza que plantea la pesca ilegal para la conservación y la gestión del atún rojo, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA, o ICCAT en inglés) exigió en 2007 a todos sus miembros la aplicación de un programa de documentación en formato papel.  El documento de capturas de atún rojo (BCD) hace el seguimiento de los peces desde su captura, pasando por las fases de transporte y engorde, hasta que son comercializados en el mercado mundial. Si bien el documento de capturas de atún rojo en formato papel era un primer paso necesario para abordar los efectos de la pesca INDNR, hay que reforzar y endurecer el sistema para detectar mejor el fraude e impedir la pesca y el comercio ilegal.

La cadena de suministro del atún

La cadena de suministro del atún rojo atlántico es larga y complicada, y los muchos eslabones que la configuran ofrecen grandes oportunidades de fraude e irregularidad de notificación (véase el diagrama de la página siguiente). En el Mar Mediterráneo, la mayoría de los atunes rojos son capturados por buques cerqueros con jareta dirigidos a grandes agrupaciones de peces adultos. A continuación, la captura es remolcada hasta los cercados o jaulas de las granjas flotantes de cría, donde se somete a los peces a un proceso de engorde durante un periodo de hasta dos años para incrementar su valor de mercado. Utilizando la tecnología actualmente disponible es muy difícil verificar el número y el peso exactos de los peces que se transfieren a estas granjas, lo cual las convierte en un lugar ideal para “blanquear” atunes rojos capturados más allá de los contingentes acordados. Este año, la ICCAT ha exigido por primera vez a los operadores de granjas de engorde que supervisen y proporcionen grabaciones de video submarinas de todas estas transferencias. También se ha pedido a los países que empiecen a probar sistemas de video estereoscópicos, que se sirven de dos cámaras para producir una estimación más precisa del número y el peso de los atunes rojos transferidos a las granjas. La ICCAT debería evaluar el nivel de éxito de los países en la utilización de estos sistemas estereoscópicos y, si han demostrado ser útiles, pedir que sean oficialmente empleados en todas las granjas y en todas las operaciones de captura mediante cerco con jareta. En cualquier caso, las grabaciones de video submarinas son únicamente una medida adicional que puede facilitar la labor de seguimiento. Existen otras herramientas que pueden ayudar a cerrar los vacíos existentes en esta pesquería.

Las oportunidades de fraude no se limitan a la industria de las granjas de engorde. Sin notificación y verificación en tiempo real de la información sobre capturas, cualquier buque pesquero que exceda sus contingentes anuales puede vender mucho más fácilmente su pescado a otros buques, enmascarando el origen ilegal de las capturas. Las capturas no declaradas también pueden desembarcarse localmente o ponerse en buques de transbordo u otros medios de transporte que luego transportan el pescado no documentado a puertos extranjeros.

Independientemente de dónde y de qué forma se captura, un atún rojo puede cambiar de manos muchas veces antes de llegar al mercado. Cada vez que se produce una operación de importación, exportación o reexportación se presenta una oportunidad de mezclar las capturas ilegales con las legales, de falsear notificaciones sobre presos y cantidades y modificar la información sobre el origen del pescado. Para cerrar estos vacíos, la ICCAT debe mejorar el actual sistema de documentos sobre capturas de atún rojo añadiendo un requisito de notificación electrónica, reduciendo así las oportunidades de fraude, notificación imprecisa de información y retrasos de validación.

El programa de documentación de capturas de atún rojo (BCD)

La ICCAT exigió la utilización de un sistema de documentación sobre capturas de atún rojo en 2007, después de que llegaran noticias generalizadas de importantes rebasamientos de los contingentes y prácticas continuas de pesca INDNR. El sistema se diseñó para asignar un código de identificación único y hacer el seguimiento de todas las capturas a lo largo de toda la cadena de suministro, permitiendo a los funcionarios de aduanas, a los funcionarios responsables del cumplimiento de la normativa y a los compradores verificar el origen y la legalidad del atún. La información de la documentación de capturas de atún rojo también debía ser utilizada por los científicos para estimar el estado de las poblaciones.

Lamentablemente, el BDC en papel no ha conseguido resolver los problemas de pesca INDNR. Los documentos impresos pueden modificarse o falsificarse fácilmente, permitiendo la entrada en el mercado de pescado capturado ilegalmente. La Guardia costera italiana desveló en julio una amplia y bien establecida operación de tráfico centrada en la falsificación y la elusión de documentos de capturas de atún rojo (BDC). Los documentos en formato papel también ralentizan la recopilación de datos y la notificación, impidiendo así la gestión eficaz de la especie. A fecha de noviembre de 2010 seguía faltando información fundamental en la base de datos de documentación de capturas de atún rojo (BDC) de ICCAT para el 75% de las capturas mediante cerco con jareta de los años 2008 y 2009.

La solución

La ICCAT ha empezado a abordar los problemas inherentes al programa de documentación de capturas de atún rojo. En 2010, reconociendo la necesidad de un sistema electrónico, la Comisión creo un grupo de trabajo para diseñar, desarrollar y poner en práctica un programa electrónico de documentación de captura de atún rojo (eBCD) a tiempo para la temporada de pesca de atún rojo de 2012.  Los miembros de la ICCAT deben continuar prestando apoyo a estos esfuerzos y reservar financiación para un sistema de documentación electrónica completo que reduzca el nivel de fraude, incremente el grado de conformidad con la  normativa y permita una notificación más precisa y oportuna de la información sobre capturas.

Pew Environment Group hace un llamamiento a la ICCAT para que adopte un sistema que incluya, como mínimo:

  • una base de datos centralizada y protegida que almacene los datos generados por el eBCD y sea fácilmente accesible por parte de los usuarios autorizados.
  • un sistema de codificación mediante códigos de barras que permita a los operadores generar una etiqueta física, vinculada al programa eBCD, que haría posible marcar las distintas piezas de pescado y realizar el seguimiento de las mismas a lo largo de toda la cadena de suministro.
  • el requisito de que toda la información contenida en la documentación electrónica de capturas de atún rojo (eBCD) sea verificada y validada por la autoridad correspondiente antes de que el pescado pueda avanzar en la cadena de suministro.