Naciones Unidas establece las bases para proteger dos tercios del océano

Los delegados se acercan más a la finalización del tratado para proteger la biodiversidad en aguas internacionales

Pew.Feature.Listing.NavigateTo

Naciones Unidas establece las bases para proteger dos tercios del océano
United Nations Lays Groundwork to Protect Two-Thirds of Ocean
AFP via Getty Images

La zona de altamar, es decir, la vasta área del océano que se encuentra a más de 320 kilómetros (200 millas) de cualquier costa y más allá de la jurisdicción de cualquier país, está repleta de vida y sustenta diversos ecosistemas que son críticos para la vida en la Tierra. Sin embargo, solo alrededor del 1 % de estas aguas están protegidas. De hecho, la altamar está gobernada por un mosaico de organismos internacionales que no logran proteger esta vasta área silvestre de vital importancia ecológica.

Para abordar estas deficiencias de gobernanza, la ONU está negociando un tratado centrado en la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina en altamar. Después de una larga pausa en las negociaciones debido a la pandemia del COVID-19, en marzo, los delegados se reunieron por cuarta vez en la sede de las Naciones Unidas en la Ciudad de Nueva York para reanudar las conversaciones sobre el tratado de carácter obligatorio.

A pesar del ritmo lento de las negociaciones, el progreso es alentador

Los delegados lograron un progreso importante en la reunión de marzo, donde se presentaron negociaciones serias y propuestas conjuntas analizadas, lo que no había ocurrido en rondas anteriores. Esto resultó en revisiones del texto que sienta las bases de un acuerdo final en la próxima reunión, la quinta sesión de la conferencia intergubernamental (IGC5) programada para el 15 al 26 de agosto. El nuevo texto incluye requisitos para:

  • Mecanismos de gestión por áreas y áreas marinas protegidas (AMP): El acuerdo para la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las áreas situadas fuera de la jurisdicción nacional (AFJN), también conocido como Tratado de Altamar, recibió un amplio y honesto apoyo para establecer una red de AMP altamente protegidas y bien gestionadas, para garantizar que el océano continúe ofreciendo los beneficios y recursos de los que tantas personas dependen. Las protecciones del océano se centran en la resiliencia al cambio climático, el mantenimiento de las funciones del ecosistema y la conservación de vida marina y poblaciones de peces saludables. Un puñado de países quería excluir la prohibición de pesca comercial del acuerdo, lo que refleja la continua presión del sector pesquero para debilitar las protecciones. En la próxima ronda de negociaciones, los delegados deben acordar cómo el nuevo organismo del tratado interactuará con otras organizaciones regionales que ya gestionan actividades específicas en altamar, como la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos y organizaciones regionales de ordenamiento pesquero.
  • Evaluaciones de impacto ambiental: Los delegados lograron un consenso de que todas las naciones y compañías involucradas deben realizar evaluaciones de impacto ambiental antes de comenzar a realizar actividades con potencial de daño ambiental en altamar, como la minería del fondo marino, la exploración de petróleo y gas o la pesca de arrastre en aguas profundas. Los delegados también acordaron en general cómo los estados deberían modernizar los estándares y procesos para realizar estas evaluaciones. Para finalizar el tratado, los países deben decidir la función de la revisión científica internacional de las evaluaciones de impacto ambiental y también cómo garantizar que los países puedan trabajar de forma competente y colaborativa para evitar las actividades humanas que puedan dañar la vida marina de altamar.
  • Creación de capacidad y la transferencia de tecnología marina: Los estados reconocieron en general que los países en desarrollo requerirán recursos adicionales, competencias y experiencia, como acceso a los últimos datos científicos y mejores equipos para supervisar y controlar las AMP, para cumplir correctamente con los objetivos del tratado. Para concluir con las negociaciones, los delegados primero deben aclarar los tipos de apoyos (financieros, tecnológicos o científicos, por ejemplo) que son necesarios para que las naciones menos desarrolladas puedan garantizar una conservación eficiente de altamar. Hacerlo no solo beneficia a los países que reciben ese apoyo, sino que también fortalece las iniciativas de la comunidad global para cumplir con los compromisos internacionales y alcanzar los objetivos globales de conservación del océano, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la protección de, al menos, el 30 % del océano para 2030.
  • Recursos genéticos marinos: A diferencia de las rondas anteriores de negociaciones, los delegados en IGC4 lograron un progreso con respecto a cómo las naciones, el sector privado y demás compartirían los beneficios derivados de la explotación de los recursos genéticos marinos, específicamente, el material de plantas, animales y otros organismos del océano que podrían tener un valor comercial o científico. Los delegados todavía deben llegar a un acuerdo sobre cómo lograr eso equitativamente, sobre los tipos de beneficios a compartir (monetarios o no monetarios) y si las políticas serán voluntarias u obligatorias. Garantizar que los beneficios se distribuyan equitativamente ayudaría a acelerar la comprensión científica y permitir que todas las naciones respondan con más rapidez y eficacia a las amenazas que enfrentan nuestros océanos y nuestro planeta.

En agosto, cuando se realice la ronda final de negociaciones en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, los delegados deben desarrollar esta alentadora base y acordar un tratado de altamar ambicioso que guiará la conservación efectiva y el uso sostenible de recursos compartidos del océano y garantizará que los potenciales beneficios se compartan equitativamente para las futuras generaciones.

Liz Karan lidera el proyecto de protección de la vida oceánica en altamar de The Pew Charitable Trusts.

Flags fly outside the General Secretariat Building at the United Nations Headquarters.
Flags fly outside the General Secretariat Building at the United Nations Headquarters.

Global Voices Seek to Protect Life in International Waters

Quick View

Making up roughly two-thirds of the ocean and covering nearly half of the planet’s surface, the high seas support abundant fisheries, serve as migratory routes for whales and sharks, and harbor remarkable ecosystems such as deep-water corals and other majestic marine life.

Small boats in vast sea at dusk
Small boats in vast sea at dusk
Article

Urging the U.N. to Protect High Seas by Early 2022

Quick View
Article

In a move that shows growing awareness of the need to protect biodiversity in the high seas, a key international body overwhelmingly passed a motion urging the United Nations to finalize a treaty on this issue.

Report

Un camino hacia la creación de la primera generación de áreas protegidas en altamar

Quick View
Report

Más allá del horizonte, a más de 200 millas náuticas de la costa, se extiende un área del océano que se conoce como altamar. Estas aguas, que se encuentran fuera de la jurisdicción de cualquier nación, conforman aproximadamente las dos terceras partes del océano y cubren casi la mitad de la superficie del planeta.

Doug McCauley
Doug McCauley
Article

A High Seas Treaty Can Help Safeguard Ocean Health

Quick View
Article

Growing up, Doug McCauley loved the sea so much that he worked as fisherman all the way through high school and during the summers while in college at the University of California, Berkeley. Today, McCauley, an assistant professor of ecology, evolution, and marine biology at the University of California, Santa Barbara (UCSB), is a leading academic on ocean conservation, ecology, and data science.