Rastreando los indicadores de los ecosistemas saludables

Rastreando los indicadores de los ecosistemas saludables
© Barrett Hedges/Getty Images

Los frailecillos y otras aves marinas proveen indicaciones de la salud del ecosistema. El número de polluelos que nace está íntimamente relacionado con la salud de su presa, los pequeños peces de carnada, que a su vez alimentan a los peces depredadores que procuran los pescadores comerciales.

Tal vez los polluelos de frailecillos en las islas Aleutianas de Alaska no son lo primero que se piensa si su tarea es fijar límites de captura para el año siguiente en las pesquerías del grande y productivo Mar de Bering oriental. Sin embargo, el éxito reproductivo de estas criaturas carismáticas año tras año nos provee unas pistas sorprendentemente importantes sobre la salud del ecosistema como tal, incluyendo a las poblaciones de peces.

Cada diciembre, cuando el Consejo de Administración Pesquera del Pacífico Norte decide los límites de captura de los abastos pesqueros que se manejan, ellos escudriñan más de 100 indicadores listados en el informe anual de Consideraciones del Ecosistema. Esta compilación de los científicos pesqueros de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA) contiene indicadores que van más allá de lo que provee cualquier evaluación de una población de peces. Además de los nacimientos de los frailecillos y otras aves marinas, los principales indicadores para el Mar de Bering oriental incluye la densidad de krill, los crustáceos pequeños parecidos a los camarones que forman parte de la base de la red alimentaria, y una métrica de cuanto hielo se retiró en el invierno pasado.

“El informe de Consideraciones del Ecosistema fue diseñado específicamente para encajar en el sistema de manejo para el consejo”, dijo Stephani Zador, un científico pesquero de NOAA quien lidera los esfuerzos del informe de ecosistema para el consejo del Pacífico Norte. “El discurso con el consejo cada año significa que es adaptativo y flexible y que evoluciona cada año.”

En los 20 años que Pesquerías de NOAA ha provisto el informe al consejo del Pacífico Norte, el documento se ha transformado de una descripción general del ecosistema a un documento detallado de 250 páginas que resume la ciencia más reciente y más relevante sobre el Mar de Bering oriental, las Islas Aleutianas y el Ártico.  

El estudio anual de Consideraciones del Ecosistema analiza la ciencia más reciente en el Mar de Bering oriental, las Islas Aleutianas, el Golfo de Alaska y el Ártico.

El informe ayuda a los administradores de pesquerías a tomar decisiones mejor informadas y a veces puede revelar una historia distinta a lo que las evaluaciones de las poblaciones hacen por sí solas. Po ejemplo, en el 2006 la evaluación de la población del abadejo de Alaska en el Mar de Bering oriental mostraba que el nivel de la población de este pescado era alto, pero otros indicadores del ecosistema señalaban al consejo que se avecinaban cambios.

Durante ese año, el informe demostró que algunos de los abadejos habían migrado hacia el norte a las aguas de Rusia y que el zooplancton, una importante fuente de alimento para los abadejos juveniles, había disminuido notablemente. Otra especie, el lenguado de diente de flecha, estaba depredando aún más a los abadejos juveniles. Con esos indicadores de alerta temprana el consejo decidió reducir el límite de captura de abadejo para el siguiente año.

Hace cinco años, los científicos comenzaron a incluir algo parecido a una cartilla escolar en el principio del informe para tener una guía visual rápida del desempeño de los indicadores más importantes. Cada año de datos para los 10 indicadores importantes se representa como un punto a lo largo de una gráfica de línea y los años que caen fuera de los límites típicos se pueden identificar fácilmente. Los símbolos al final identifican si el año más reciente está mucho más arriba, más abajo o dentro de los promedios de cinco años y cuál ha sido la tendencia durante los pasados cinco años.

El Consejo del Pacífico Norte es un líder en estudiar las señales de advertencia en el ecosistema amplio antes de establecer límites de captura. Otros consejos de administración de pesquerías regionales se están dando cuenta de los beneficios de esa práctica, con el Pacifico, el Golfo de México y el consejo de Nueva Inglaterra tomando pasos para desarrollar sus propios estudios.

La ley de Conservación y Manejo de Pesquerías Magnuson-Stevens, no requiere que los consejos regionales adopten estas mejores prácticas en la administración pesquera. Cuando la ley se revise próximamente el Congreso debe requerir a los consejos que practiquen un moderno manejo de pesquerías que considere a los peces como parte de un ecosistema más grande.

La ley de Magnuson-Stevens cumplió 40 años y podría beneficiarse de una actualización. Ya es tiempo de un nuevo enfoque en el manejo de pesquerías. Conozca más en http://www.pewtrusts.org/healthyoceans.

Spotlight on Mental Health

Article

La Ley Magnuson-Steven en sus 40 años

Razones por las cuales la ley más significativa de la pesca en Estados Unidos debe asumir un enfoque completo de manejo de pesca

Quick View
Article

El 13 de abril de 2016, el acta Magnuson-Stevens, la ley que gobierna el manejo de la pesca en las aguas de Estados Unidos, cumple 40 años.