¿Por qué seguimos haciendo campaña para acabar con la sobrepesca en la Unión Europea?

¿Por qué seguimos haciendo campaña para acabar con la sobrepesca en la Unión Europea?

En 2013, los ministros de Pesca de la Unión Europea aprobaron una ambiciosa reforma de la Política Pesquera Común (PPC) de la UE, una decisión histórica que incluye el compromiso vinculante de acabar con la sobrepesca y restablecer las poblaciones de peces, requisitos políticos fundamentales para conseguir un medio marino saludable, unas pesquerías rentables y unas comunidades costeras viables.

Entonces, ¿por qué seguimos haciendo campaña para acabar con la sobrepesca en la Unión Europea?

En octubre y diciembre de 2014, los ministros de Pesca de la UE entraron en contradicción con su propia política al permitir una tasa mayor de sobrepesca, lo cual demuestra que el cambio no es fácil. ¿Cómo fue posible algo así? Pues porque esos mismos ministros se habían dotado de suficiente margen de maniobra como para retrasar la adopción de medidas hasta cinco años. Una vez concluido el proceso de reforma, siguieron haciendo las cosas prácticamente igual que antes.

Esta semana se han reunido para considerar la propuesta de la Comisión Europea relativa a un plan plurianual, el primero de los diversos planes que se presentarán, relativo a la pesca en el mar Báltico. En vísperas de su reunión del 20 de abril, se recordó a los ministros la importancia de reflejar la ambición y el potencial de la reforma de la PPC en sus negociaciones. En concreto, se les animó a reflejar en dicho plan los objetivos de la política para acabar con la sobrepesca y restablecer las poblaciones de peces, sin diluirlos en modo alguno.

Aunque Alemania y Suecia recalcaron la importancia de incluir el objetivo de restablecer las poblaciones de peces tal como se define en la PPC, el Consejo de Pesca acordó un objetivo de recuperación inferior. Por si fuera poco, el texto redactado por los ministros también les permitiría fijar unas cuotas de pesca contrarias a la legislación que provocarían la continuación de la sobrepesca.

En su respuesta a los resultados de la reunión, la Comisión Europea recordó a los responsables de la toma de decisiones la importancia de fijar unas cuotas de pesca, conocidas como Totales admisibles de capturas. Según la Comisión, "los TAC demasiado elevados, así como la superación de los mismos, han contribuido a la mortalidad por pesca, generando a su vez menor rendimiento y menores ingresos".

Sin embargo, el Consejo de Pesca no es la única institución de la UE que puede intervenir en la elaboración del plan. El 28 de abril, los 751 miembros del Parlamento Europeo tendrán la oportunidad de demostrar su continuo liderazgo en la política pesquera de la UE al apoyar y reforzar la postura de la Comisión de Pesca en relación con el plan plurianual para el mar Báltico.

Un voto mayoritario del pleno del Parlamento Europeo puede marcar la diferencia en el proceso de negociación que tendrá lugar más adelante, cuando la Comisión Europea, el Consejo y el Parlamento Europeo intenten llegar a un acuerdo sobre el plan. Es fundamental que se continúe apoyando a los responsables de la toma de decisiones y que se les siga recordando que deben aplicar la PPC que ellos mismos aprobaron, para que se produzca un auténtico cambio en la vida de los mares de la Europa noroccidental y a su alrededor.

Uta Bellion dirige el programa marino europeo de The Pew Charitable Trusts.

Spotlight on Mental Health