Pew celebra la ampliación del Monumento Marino Nacional de Papahānaumokuākea

EE.UU. amplía el parque marino de las Islas de Sotavento de Hawái y crea así la zona protegida más grande del mundo.

Pew celebra la ampliación del Monumento Marino Nacional de Papahānaumokuākea
© Mark Sullivan NMFS Permit 10137-07/NOAA

El área constituye el hábitat de especies únicas amenazadas, tales como las tortugas verdes, las focas monje hawaianas en peligro de extinción y las falsas ballenas asesinas, además de 14 millones de aves marinas pertenecientes a 22 especies.

HONOLULU. Pew Charitable Trusts se une a sus socios en Hawái y a la comunidad científica para elogiar el anuncio realizado hoy por el presidente Barack Obama, por medio del cual se comunicó la ampliación del Monumento Marino Nacional de las Islas de Sotavento de Hawái, también conocido como Papahānaumokuākea, cuya superficie ha pasado a ser de 582.578 millas cuadradas (1,5 millones de kilómetros cuadrados). Gracias a esta medida, se convierte en la zona protegida más grande del mundo al sumar más de 442.760 millas cuadradas (1,15 millones de km2) al monumento original. Hoy, comprende un área equivalente a casi 4 veces la superficie de California.

El anuncio de hoy es producto de las decisiones tomadas por 6 presidentes —3 republicanos y 3 demócratas a partir de Teodoro Roosevelt— con el fin de preservar los ecosistemas y la vida silvestre de las Islas de Sotavento de Hawái. En 2006, el presidente George W. Bush declaró las islas y las aguas aledañas como monumento marino nacional, lo que implicó la delimitación de una vasta zona marina protegida por primera vez en los Estados Unidos, un país con una larga historia de creación de parques nacionales. En ese momento, Papahānaumokuākea era el parque marino más grande del mundo. Posteriormente, se crearon más de una docena de parques marinos altamente protegidos a gran escala, entre los que se incluían nueve parques más grandes que el monumento hawaiano original.

“Papahānaumokuākea inspiró un movimiento internacional en defensa de vastas áreas del océano y ha dado lugar a la primera generación mundial de grandes parques marinos,” señaló Joshua S. Reichert, vicepresidente ejecutivo de Pew a cargo de supervisar la estrategia del proyecto Legado Global para los Océanos. “Al ampliar el monumento, el presidente Obama ha aumentado las protecciones para uno de los lugares de mayor importancia biológica y cultural del planeta.”

El senador de los EE.UU. Brian Schatz (distrito de Hawái) también reconoció su importancia. “La ampliación de Papahānaumokuākea implica una declaración definitiva a favor del compromiso de los Estados Unidos y Hawái por preservar los mares. Al aceptar mi propuesta de ampliación, el presidente Obama ha posibilitado la creación de una zona segura donde se recuperarán poblaciones de atún, se promoverá la biodiversidad y se combatirá el cambio climático. Les ha dado a los pueblos originarios de Hawái mayor participación en el manejo de este recurso precioso,” dijo Schatz.

“La declaración del presidente Obama es solo el comienzo. Para prolongar el éxito necesitamos, ante todo, trabajar juntos para mantener y hacer crecer las asociaciones que hicieron posible la expansión,” agregó el senador.

Mediante peticiones, reuniones públicas y otros eventos, los hawaianos expresaron su firme apoyo por la ampliación, en especial, los pueblos originariosque fueron los que presentaron la propuesta ante la Casa Blanca en enero. Para esta comunidad, Papahānaumokuākea es un lugar de respeto, considerado la raíz de las conexiones ancestrales con los dioses y el sitio al cual vuelven los espíritus después de la muerte.

“Papahānaumokuākea es muy importante para la cultura aborigen de Hawái, ya que es nuestro lugar ancestral, cuna de todo lo que existe,” dijo Sol Kahoʻohalahala, hawaiano de séptima generación, oriundo de la isla de Lanai y miembro del Grupo de Trabajo por la Cultura Nativa de las Islas de Sotavento de Hawái. “El monumento ampliado servirá como medio de preservación, protección del clima y refugio cultural para mi nieta y las generaciones venideras.”

Durante la campaña Legado Global para los Océanos, Pew trabajó con poblaciones originarias, científicos, funcionarios electos, líderes de la comunidad, empresarios y la comunidad ecologista en general para sumar esfuerzos en pos de la expansión. Estos esfuerzos implicaron un estudio en profundidad de la importancia biológica y cultural del área, reuniones con el ayuntamiento, sesiones educativas, conferencias de prensa y entrevistas en los medios. Más de 1 millón de hawaianos y personas de otros países firmaron peticiones o presentaron cartas ante la Casa Blanca y los legisladores. En junio, alrededor de 1.500 científicos enviaron una carta firmada al presidente Obama como muestra de apoyo a la expansión.

Si bien aún queda mucho por explorar en la región, Papahānaumokuākea alberga más de 7.000 especies, de las cuales una cuarta parte es endémica o no se encuentra en ninguna otra parte del planeta, y algunas acaban de ser descubiertas. El área constituye el hábitat de especies únicas amenazadas, tales como las tortugas verdes, las focas monje hawaianas en peligro de extinción y las falsas ballenas asesinas, además de 14 millones de aves marinas pertenecientes a 22 especies. Este año, los científicos que exploran la región han descubierto un nuevo ejemplar de pulpo translúcido al que bautizaron Cásper y tres especies nuevas de peces.

En algunos lugares dentro del parque ampliado, se ha observado un endemismo del 100% a 100 metros de profundidad. Dentro de los nuevos límites, los científicos también han encontrado el microorganismo vivo más antiguo del planeta, un coral negro de aguas profundas de aproximadamente 4.265 años. También se han hallado dentro del área recién protegida restos de navíos que naufragaron durante la batalla de Midway en la Segunda Guerra Mundial, como el portaaviones estadounidense Yorktown.

Nunca se habían declarado tantas zonas marinas protegidas como en los últimos 18 meses. Los gobiernos de los EE.UU., el Reino Unido, Nueva Zelandia, Chile y Palaos han anunciado nuevos parques marinos. La campaña Legado Global para los Océanos ha ayudado a salvaguardar 2,4 millones de millas cuadradas (6,3 millones de kilómetros cuadrados) de océano gracias al trabajo de las comunidades locales, de la comunidad científica y otros actores de todo el mundo.

A pesar del presente éxito, solo el 3% de los océanos del mundo cuentan con medidas de protección sólidas. La ciencia de hoy aboga por preservar al menos el 30% a fin de mantener la biodiversidad, sostener la productividad pesquera y salvaguardar el sinnúmero de beneficios económicos, culturales y para la vida de los mares.

###

Pew Charitable Trusts es impulsado por el poder del conocimiento para resolver los problemas actuales más complejos. Obtenga más información en pewtrusts.org.

Legado Global para los Océanos es una asociación creada en 2006 para promover la creación de parques marinos en los océanos del mundo. Los actuales socios son Pew Charitable Trusts, Bloomberg Philanthropies, Lyda Hill, Oak Foundation, The Robertson Foundation, y The Tiffany & Co. Foundation. Obtenga más información en globaloceanlegacy.org.

States of Innovation

Data Visualization

Ampliación del Monumento Marino Nacional de Papahānaumokuākea

Quick View
Data Visualization
Article

Photos Show Why U.S. Should Expand Hawaii Marine Reserve

Many islanders call for enlarging the ocean park to safeguard biodiversity and tradition

Quick View
Article

When it was created in 2006, the Papahānaumokuākea Marine National Monument, in the Northwestern Hawaiian Islands, was the largest highly protected marine reserve in the world, covering 140,000 square miles (363,000 square kilometers). Its designation marked the first time a protected area of its size and level of protection had been established in the ocean.

Data Visualization

World's Largest Marine Reserves

Quick View
Data Visualization

This table lists the world's largest highly protected marine reserves. Pew's Global Ocean Legacy campaign collaborates with local communities, governments, and scientists to protect and conserve some of the planet's most important and unspoiled ocean environments through the creation of marine reserves. To date, our efforts have helped safeguard some 2 million square miles (5.2 million square kilometers) of ocean—an area 10 times the size of Central America. This accounts for about 80 percent of all fully protected ocean areas to date.