Una ola que crece: Declaración de científicos en apoyo de la designacion de la primera generación de grandes parques marinos del planeta

Navigate to:

Una ola que crece: Declaración de científicos en apoyo de la designacion de la primera generación de grandes parques marinos del planeta

A Rising Tide: A Statement of Support by Scientists for the Designation of the First Generation of Great Marine Parks around the Globe

Introductión

Haga clic para firmar la declarión.

El Legado Global para los Océanos de The Pew Charitable Trusts y sus socios apunta a establecer un nuevo punto de referencia para la protección de los ecosistemas oceánicos: la creación de la primera generación de grandes parques marinos del planeta en 2022.

En los últimos años, la designación de grandes reservas marinas totalmente protegidas constituye un hecho prometedor. En 2012, Australia tomó la audaz medida de crear el Parque Nacional Marino del Mar del Coral, con el cual se protegen 502.000 kilómetros cuadrados (194.000 millas cuadradas) de arrecifes de coral, atolones y otras estructuras submarinas esenciales que constituyen el hábitat de 62 especies amenazadas y protegidas a nivel nacional. Tres años antes, el Reino Unido designó la mayor reserva marina del mundo: la Reserva Marina de Chagos, que abarca 640.000 kilómetros cuadrados (247.000 millas cuadradas) del Océano Índico y comprende más de 50 islas y atolones de coral. Por su parte, en 2006, Estados Unidos creó el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea, de 362.000 kilómetros cuadrados (140.000 millas cuadradas), medida que permitió la protección de más de 7.000 especies marinas en las islas de Hawái noroccidental, 25% de las cuales son endémicas de la zona.

Pese a estos avances, los ecosistemas marinos del mundo continúan seriamente afectados por la sobrepesca, la contaminación, el cambio climático y otras actividades humanas que amenazan el sustento, la seguridad alimentaria y el futuro económico de millones de personas. Por ello, es necesario mejorar el ordenamiento de los mares del mundo con el fin de proteger la vida marina en su totalidad y servicios ecosistémicos de importancia fundamental.

Dependiendo de cómo se mida, entre 6% y 12% de la superficie terrestre del planeta está protegida, tanto para conservar la biodiversidad como los servicios ecosistémicos que presta a las sociedades humanas. En comparación, en septiembre de 2103, solo alrededor del 1% de los océanos cuenta con una protección similar. La mayoría de las zonas no extractivas son pequeñas y se ubican cerca de la costa, debido a lo cual proporcionan importantes beneficios de conservación local en regiones que ya están sometidas a intensa actividad pesquera. Sin embargo, estos lugares ofrecen una protección relativamente limitada para muchas especies con grandes áreas de distribución que se trasladan por los océanos. Las grandes reservas, donde los procesos y las funciones ecológicas pueden seguir operando como lo han hecho durante milenios, son prácticamente inexistentes en la cartera del ordenamiento y la conservación marina.

Los parques terrestres más grandes del mundo ofrecen importantes servicios, ayudan a conservar ecosistemas y especies de extensa distribución y apoyan industrias no extractivas, como el turismo. El mundo debe establecer reservas similares a escala oceánica con el fin de recuperar y restaurar el paisaje marino global.

El Legado Global para los Océanos está trabajando con gobiernos, comunidades locales y científicos para identificar y establecer la primera generación de parques marinos de gran tamaño. Muchos de estos ecosistemas aún no han sido sometidos a actividades pesqueras intensas y están relativamente intactos; además, se ubican bajo la jurisdicción política de naciones con capacidades para controlar y fiscalizar el cumplimiento de medidas de protección.

Estamos convencidos de que la creación de un sistema mundial de reservas marinas de gran tamaño totalmente protegidas es un paso fundamental que está pendiente desde hace mucho tiempo, y mejorará considerablemente la protección del ambiente marino mundial.

Declaraciones de apoyo

La creciente demanda del mercado de poblaciones de peces en disminución indica que incluso aquellos lugares aislados y distantes perderán su estatus de conservación de hecho en el futuro cercano, a menos que se mejore sustancialmente el ordenamiento y la gobernabilidad de los ecosistemas marinos.

El objetivo del Legado Global para los Océanos es identificar y asegurar la conservación de ecosistemas marinos de gran tamaño –protegidos hasta ahora en virtud de su aislamiento geográfico– antes de que se produzca una degradación ambiental considerable. Los beneficios previstos a partir de estas reservas protegidas incluyen:

  • Ayudar a garantizar la abundancia de depredadores tope como tiburones, pez espada y mamíferos marinos, preservando de esa manera cadenas alimenticias intactas aún no afectadas por condiciones graves de agotamiento. 
  • Proporcionar sitios de referencia para futuras investigaciones científicas y actividades educativas a nivel público.
  • Hacer coincidir la escala del ordenamiento con la escala de procesos ecosistémicos importantes, como la dispersión y la migración de muchas especies. Las islas y los arrecifes ubicados en alta mar son normalmente pequeños y están relativamente aislados unos de otros, en comparación con las costas continentales. Por consiguiente, las especies marinas que habitan lugares aislados tienen fuentes de reabastecimiento más distantes. El ordenamiento efectivo debería proteger el ciclo vital completo de las especies. 
  • Mejorar la capacidad de adaptación ante los impactos cada vez más acelerados del cambio climático. Un creciente cuerpo de pruebas indica que proteger la estructura de las cadenas alimenticias y mantener la función ecológica de algunas especies es fundamental para potenciar la capacidad de adaptación e impedir cambios de régimen o reorganizaciones abruptas a gran escala en ecosistemas degradados.
  • Apoyar la recuperación, la conservación y el mantenimiento a largo plazo de las poblaciones de especies altamente móviles y migratorias. Las reservas de gran tamaño protegen un tramo del océano lo suficientemente grande como para ofrecer hábitat y refugio a especies como atunes, tiburones, aves marinas, tortugas y mamíferos marinos.
  • Apoyar la protección mientras se reducen al mínimo los costos socioeconómicos. Las reservas marinas no extractivas de gran tamaño son muy convenientes en el caso de zonas remotas y relativamente intactas porque protegen la biodiversidad, las especies y los hábitats en lugares poco explotados y por lo tanto, generan un mínimo de conflictos y costos para la sociedad.
  • Mejorar la reputación mundial de las naciones que ofrecen dicho ordenamiento. Los países que crean áreas no extractivas de gran tamaño serán reconocidos como líderes mundiales en el desarrollo de nuevas soluciones para la protección de la biodiversidad marina.

Conclusión

A nivel mundial, existe una cantidad relativamente pequeña de regiones intactas donde sea posible establecer, implementar y controlar reservas marinas de gran tamaño. La protección de estas regiones debería ser una prioridad urgente y contar con fuerte apoyo público y político.

Nosotros, los abajo firmantes, por todos los motivos antes expuestos, apoyamos las gestiones del Legado Global para los Océanos. Esperamos poder colaborar para conseguir este legado oceánico para las futuras generaciones y para toda la humanidad.

Callum Roberts, Ph.D.
Profesor de conservación marina, Universidad de York, Departamento de Medio Ambiente

Terry Hughes, Ph.D.
Director, Consejo de Investigaciones de Australia – Centro de Excelencia de Estudios sobre los Arrecifes de Coral, Universidad James Cook, Miembro ARC Laureate (2012-2017)

Carl Safina, Ph.D.
Presidente, Blue Ocean Institute, Profesor investigador, Facultad de Ciencias Marinas y Atmosféricas, Universidad Stony Brook 

National Homeownership Month

Article

37 Researchers Working to Transform Biomedical Science

Quick View
Article

Biomedical researchers are on the front lines of scientific innovation. From responding to global pandemics to pioneering lifesaving cancer treatments, these researchers push past scientific boundaries to solve pressing health challenges. For nearly 40 years, The Pew Charitable Trusts has supported more than 1,000 early-career biomedical scientists committed to this discovery.