Une réforme du transbordement s’impose pour garantir le transfert légal et vérifiable des captures

Cette étape essentielle de la chaîne d’approvisionnement mondiale des produits de la mer doit faire l’objet d’une surveillance et de contrôles renforcés

Jiri Rezac

Résumé

Le transbordement des prises est une partie essentielle mais assez obscure de l’industrie de la pêche commerciale mondiale. Des centaines de navires cargos réfrigérés, également appelés transporteurs de poissons, parcourent les océans pour transborder les prises fraîches de milliers de navires de pêche et les ramener à terre à des fins de transformation.

Le transbordement concerne majoritairement le thon, notamment le thon rouge, le thon obèse, le thon albacore et la bonite, la valeur marchande du poisson frais étant plus élevée. Toutefois, cette activité touche également un large éventail de produits de la mer, dont le saumon, le maquereau et le crabe. Si le transbordement des captures d’un navire à l’autre peut sembler anodin, le manque de surveillance et de contrôles ouvre une brèche permettant aux contrevenants de maximiser leurs profits en cachant ou en manipulant les données relatives à leurs pratiques 2 de pêche, aux espèces ou aux quantités pêchées, ou encore au lieu des captures. Toutes ces pratiques favorisent la pêche illicite, non déclarée et non réglementée (INN).

Le transbordement pose un problème considérable, car il échappe à la vue et au contrôle des autorités. C’est particulièrement vrai pour le transbordement en mer, qui a lieu loin des côtes. Même au port, il est impossible d’assurer une surveillance adéquate en raison des capacités d’inspection limitées ou de protocoles et procédures insuffisants. L’impact financier du transbordement illicite est considérable. Ne serait-ce que dans l’océan Pacifique occidental et central, les experts estiment que chaque année, 142 millions de dollars de thons et d’espèces apparentées font l’objet de transbordements illégaux en mer.1 Et pour ne rien arranger, l’absence de transparence est propice à d’autres activités criminelles, telles que le trafic d’armes, de drogues et d’êtres humains.2

Il est urgent de mettre en place des contrôles plus nombreux et plus poussés. Plusieurs organisations régionales de gestion de la pêche (ORGP) ont adopté des mesures de gestion, mais leur mise en oeuvre et leur efficacité sont très variables. Aucune pratique recommandée n’a été validée à l’échelle internationale pour la gestion des transbordements.

Cette fiche d’information décrit la nature et l’étendue du problème. Elle comprend une série de meilleures pratiques et propose des étapes menant à une réforme de la gestion des transbordements par les ORGP. Les directives suggérées constituent un guide pour les gestionnaires de pêcheries qui souhaitent adopter ou renforcer des règlementations à cet égard. L’adoption de mesures pour garantir la légalité et le caractère vérifiable de toutes les activités de transbordement, quel que soit l’endroit où elles ont lieu, limiterait considérablement les opportunités de pêche illicite, ce qui profiterait à tous les acteurs du secteur de la pêche qui oeuvrent dans la légalité.

Qu’est-ce que le transbordement ?

Le transbordement en mer fait référence au transfert de poissons ou d’autres espèces marines en pleine mer entre un navire de pêche et un navire de transport. Cette opération se déroule généralement en haute mer, en dehors des zones économiques exclusives d’un État. Elle permet à l’équipage de continuer à pêcher sans que le navire de pêche doive rentrer au port. Cette étape permet d’accélérer l’acheminement des produits de la mer vers les marchés tout en garantissant leur fraîcheur et leur valeur ajoutée.

El transbordo portuario hace se refiere a la transferencia de pescado u otro tipo de fauna marina que se produce cuando los buques están atracados o anclados en ubicaciones designadas cerca de los puertos y dentro de las aguas territoriales del país. Las autoridades nacionales pueden monitorizar e inspeccionar fácilmente este tipo de transbordo, pero es necesario que el buque pesquero abandone los caladeros para volver al puerto y descargar su captura en un buque carguero.

La figura 1 muestra una representación de la mecánica del transbordo paso a paso.

Un análisis más profundo: Transbordo en el Océano Pacífico central y occidental

La comisión de pesca del Pacífico occidental y central (WCPFC, por sus siglas en inglés) reconoce que el transbordo en el mar es una práctica habitual. Sin embargo, cuando no está suficientemente regulada y declarada, contribuye a generar registros de capturas imprecisos y pesca INDNR en el área de la convención. De hecho, la convención de la WCPFC declara que los miembros de la comisión deben animar a que sus buques pesqueros lleven a cabo el transbordo en el puerto con el fin de apoyar los esfuerzos de garantizar la generación de informes de captura precisos.3

A pesar de este mandato, el número de casos de transbordo en el mar y el número de buques pesqueros implicados ha aumentado en los últimos seis años. Esta actividad ha pasado a ser la norma en lugar de la excepción.

En 2017, por ejemplo, el 52 % de los buques pesqueros en la WCPFC estaban autorizados a realizar transbordos en alta mar. Esta cifra es ligeramente superior al 49 % de 2016, pero notablemente mayor que el 40,5 % de 2015.4

Un análisis más profundo: Transbordo en el Océano Pacífico central y occidental

La comisión de pesca del Pacífico occidental y central (WCPFC, por sus siglas en inglés) reconoce que el transbordo en el mar es una práctica habitual. Sin embargo, cuando no está suficientemente regulada y declarada, contribuye a generar registros de capturas imprecisos y pesca INDNR en el área de la convención. De hecho, la convención de la WCPFC declara que los miembros de la comisión deben animar a que sus buques pesqueros lleven a cabo el transbordo en el puerto con el fin de apoyar los esfuerzos de garantizar la generación de informes de captura precisos.3

A pesar de este mandato, el número de casos de transbordo en el mar y el número de buques pesqueros implicados ha aumentado en los últimos seis años. Esta actividad ha pasado a ser la norma en lugar de la excepción.

En 2017, por ejemplo, el 52 % de los buques pesqueros en la WCPFC estaban autorizados a realizar transbordos en alta mar. Esta cifra es ligeramente superior al 49 % de 2016, pero notablemente mayor que el 40,5 % de 2015.4

El atún congelado se transfiere de un buque de pesca tailandés mientras se encuentra atracado en el puerto en el río Chao Phraya cerca de Bangkok.
Luke Duggleby
  • Notificación. La notificación en papel de la actividad de transbordo sigue siendo la norma. Debido al tiempo que precisan esos informes para llegar a las autoridades, es posible que estas no puedan tomar medidas con base en la información durante meses. El tiempo necesario puede dificultar la identificación o la determinación de los posibles problemas.
  • Supervisión. Las OROP de atunes no tienen requisitos para verificar la exactitud de los informes de transbordo. Los informes de los buques no tienen que compararse con fuentes de datos recogidas de forma independiente, como los informes de posición del sistema de supervisión de buques, las imágenes de supervisión electrónica o los registros de observación humana.
  • Intercambio de datos. Los informes y otro tipo de información sobre los transbordos a menudo no se comparten entre las autoridades relevantes (nacional, regional y subregional) ni con los organismos científicos. Esto obstaculiza el correcto seguimiento y auditoría de las actividades de transbordo e impide que los científicos hagan un uso pleno de los datos.

El camino para la reforma

En el caso de la mayoría de pesquerías del mundo, el transbordo está regulado por la OROP que cubra el área del océano donde tiene lugar la pesca. Sin embargo, no existe un conjunto único de normas globales. Eso significa que los requisitos varían bastante, especialmente dentro de las cinco OROP del atún, lo que lleva a grandes lagunas e incoherencias en materia de reglamentos y generación de informes.

En los últimos años, las Naciones Unidas se han centrado en la reforma de los transbordos. La resolución de las pesquerías sostenibles de la Asamblea General de 2014 instó a los países a trabajar con las OROP para desarrollar y adoptar medidas de supervisión, control y vigilancia para los transbordos.6

También se pidió a los países apoyar un esfuerzo de la organización de agricultura y alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas para estudiar las prácticas de transbordo y crear directrices que puedan aplicarse a nivel global. Esto fue un primer paso alentador, pero la llamada de atención inicial no se ha convertido en acción. La comunidad pesquera global debe unirse para pedir que el Comité de pesca de la FAO inicie formalmente un proceso para desarrollar estas directrices.

Conclusión

El transbordo es una parte importante y creciente del sector pesquero, especialmente en las pesquerías del atún. Sin embargo, sin los requisitos de normativas y notificación adecuados en vigor, estas actividades pueden abrir la puerta a la pesca ilegal y el movimiento de productos capturados ilegalmente. Numerosos países y OROP han comenzado a gestionar más detenidamente los transbordos, pero sigue siendo necesaria la adopción global de un conjunto total de prácticas recomendadas para poder garantizar el cumplimiento y la recogida de datos exhaustivos.

Mediante el trabajo conjunto de países de abanderamiento, países costeros y países portuarios junto con las OROP y la comunidad internacional, se pueden desarrollar e implementar los reglamentos que garantizarán que todos los transbordos de capturas sean legales y verificables, de manera que las oportunidades de pesca INDNR se vean notablemente reducidas.

Notas finales

  1. Duncan Souter et al., “Towards the Quantification of Illegal, Unreported and Unregulated (IUU) Fishing in the Pacific Islands Region,” MRAG Asia Pacific (2016), 101, http://www.ffa.int/files/FFA%20Quantifying%20IUU%20Report%20-%20Final.pdf.
  2. Christopher Ewell et al., “Potential Ecological and Social Benefits of a Moratorium on Transshipment on the High Seas,” Marine Policy 81 (2017): 293–300, http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0308597X17300623.
  3. Comisión de pesca del Pacífico occidental y central, “Convention on the Conservation and Management of Highly Migratory Fish Stocks in the Western and Central Pacific Ocean, Article 29: Transshipment,” para. 1 (2000), https://www.wcpfc.int/system/files/text.pdf.
  4. Comisión de pesca del Pacífico occidental y central, “Annual Report on WCPFC High Seas Transshipment Reporting” (2014), https:// www.wcpfc.int/system/files/WCPFC-TCC10-2014-RP03%20Transshipment%20Report%202014.pdf; Comisión de pesca del Pacífico occidental y central, “Annual Report on WCPFC Transshipment Reporting, With an Emphasis on High Seas Activities” (2015), https:// www.wcpfc.int/system/files/WCPFC-TCC11-2015-RP03%20Transshipment%20Report%202015_final.pdf; Comisión de pesca del Pacífico occidental y central, “Annual Report on WCPFC Transshipment Reporting, With an Emphasis on High Seas Activities,” rev. 1 (2016), https://www.wcpfc.int/system/files/WCPFC-TCC12-2016-RP03_rev1%20Transshipment%20Report%202016.pdf; Comisión de pesca del Pacífico occidental y central, “Annual Report on WCPFC Transshipment Reporting, With an Emphasis on High Seas Activities” (2017), https://www.wcpfc.int/system/files/WCPFC-TCC13-2017-RP03%20Transshipment%20Report_0.pdf.
  5. Consulte los documentos de la nota final anterior.
  6. Asamblea General de las Naciones Unidas, Resolución 69/109: La pesca sostenible, incluso mediante el Acuerdo de 1995 sobre la Aplicación de las Disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982 Relativas a la Conservación y Ordenación de las Poblaciones de Peces Transzonales y las Poblaciones de Peces Altamente Migratorios, e instrumentos conexos (2015), http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/69/109&referer=/english/&Lang=S.